Intolerancia A La Fructosa En El Colon Irritable

colon irritable azúcares

La fructosa puede estar involucrada en algunos casos de SII.

El síndrome del intestino irritable (SII) es una condición que afecta física y anímicamente a las personas. Si bien no produce daños en el intestino grueso, pueden ponernos en situaciones incómodas, embarazosas y dificultan el desempeño normal de nuestra vida. Lamentablemente, las causas que generan este malestar aún no son claras, pero se sabe que algunos alimentos podrían ser motivo de alarma de posibles brotes de colon irritable.

Continúa leyendo y entérate cómo la sacarosa y la fructosa pueden agravar el colon irritable.

¿Qué es el colon irritable? Características principales

El colon irritable o colon espástico no es una enfermedad como gastritis o reflujo gastroesofágico, sino que se trata de un conjunto de alteraciones del sistema intestinal, en específico, una variación en el movimiento del intestino grueso, generando diarrea o estreñimiento.

Por lo tanto, los especialistas coinciden en no denominar como una enfermedad, sino como un síntoma.

Además, también es habitual del intestino irritable la presencia de dolor abdominal, hinchazón, flatulencias, etc.

Las causas del SII aún no son claras, de hecho, existen varias hipótesis que intentan dar explicaciones sobre el origen de esta condición.

Diversos estudios notaron que las personas que sufrían de colon irritable también padecían algún tipo de conflicto con determinados alimentos: intolerancia a la lactosa, intolerancia al gluten, intolerancia a los cítricos, etc.

Del mismo modo, quienes padecen de síndrome de intestino irritable también pueden padecer de intolerancia a la fructosa. Por ello, es indispensable tener especial atención en cómo, en cuánto y en qué se consume el azúcar de las frutas.

azucar colon irritable

El azúcar refinado puede desencadenar síntomas del colon irritable.

La fructosa o levulosa, para ser sintéticos, se produce de forma natural en las frutas y a menudo se emplea como un endulzante natural de los alimentos o bebidas.

La combinación de fructosa con glucosa es la forma más eficaz que el cuerpo tiene de digerir y absorber la fructosa e incorporar los nutrientes que este componente posee.

La sacarosa, por su porte, un azúcar refinado que pone en combinación tanto glucosa como fructosa, en la que se absorbe más fácilmente la fructuosa.

¿En Dónde Encontramos Fructosa, Sacarosa Y Glucosa?

La sacarosa es, como mencionamos, un azúcar refinado que podremos encontrar en dulces, cereales azucarados, jarabes, condimentos, etc.

La fructosa es común encontrarla en estas 3 formas: en forma natural en la miel o las frutas; como componente del azúcar doble con la sacarosa; como fructano.

El fructano es otra forma de la fructosa que se pueden encontrar en el trigo y algunos vegetales. Los panes, los cereales, las pastas, alimentos fabricados con trigo en general pueden producir dolencias abdominales, flatulencias, calambres, etc. en pacientes con colon irritable.

Algunos de los vegetales que habitualmente son mencionados por generar malestares intestinales asociados con el síndrome del intestino irritable: melón, mango, naranja, piña, guayaba, col, coliflor, pepino, camote y leguminosas. Existen muchos otros, no obstantes, que mencionaremos avanzando en el artículo.

intolerancia a la fructosa

Muchos pacientes con SII también presentan intolerancia a la fructosa.

Para quienes poseen colon irritable,  eludir los síntomas como la diarrea, los gases, cólicos, etc. al evitar la fructosa, supone una proeza importante. La fructosa es un azúcar de una sola molécula. Las personas con intestino irritable poseen serias dificultades para absorber. Según lo publicado en la Revista de Gastroenterología de México, aproximadamente el 50% de los pacientes con síndrome del colon irritable también presentan intolerancia a la fructosa.

Las formas más habituales de consumir la fructosa es por medio de las frutas, verduras y componentes de trigo.

Los especialistas analizan la idea de desarrollar formas de absorción de la fructosa, en vez de eliminarla de la dieta, como una forma alternativa para mejorar el colon irritable.

La sacarosa puede ser absorbida con mucha más facilidad que la fructosa, sin embargo, las azúcares refinadas pueden conducir a otros trastornos de salud como el aumento de peso, por caso.

Estructura De Los Azúcares

La estructura química de los azúcares varía entre ellos de acuerdo a la cantidad de moléculas que poseen.

La fructosa, como mencionamos párrafos arriba, se encuentra en las frutas, verduras y trigo, también en edulcorantes. Posee una molécula y es considerada una azúcar simple.

La sacarosa, por su parte, universalmente conocida por ser la azúcar de mesa que se usa a diario, es una azúcar de doble molécula: una molécula de fructosa y otra molécula de glucosa.

Mal absorción en personas con SII

Quienes poseen síndrome del intestino irritable o son tendientes a poseerlo, tiene una mayor dificultad para procesar y digerir la fructosa de la sacarosa, en comparación con aquellas personas que no poseen SII.

La fructosa, con una estructura molecular más básica, es liberada mucho más rápido del estómago que la sacarosa.

Cuando el intestino delgado no realiza una absorción de fructosa adecuada, la fructosa sobrante ingresará al intestino grueso (colon) donde se llenará de bacterias y se descompondrá deprisa.

Al fermentarse la fructuosa en el intestino grueso provocará a menudo hinchazón, flatulencias, espasmos musculares, etc. Pero por el contrario, la sacarosa, debido a la estructura química que posee, se puede absorber con más eficacia en el intestino delgado y no generará tantos síntomas del colon irritable.

¿Debería Dejar De Comer Alimentos Con Fructosa?

Muchos especialistas recomiendan y elaboran dietas que ponen límites a los alimentos con fructuosa en cantidades elevadas.

No obstante, eliminar por completo los alimentos que contienen fructosa no siempre puede ser una alternativa saludable. Las frutas, verduras y muchos alimentos con trigo son fundamentales para mantener una dieta saludable.

El primer paso es tomar un cuaderno de apuntes y anotar lo que comemos diariamente. Esto nos permitirá detectar posibles alteraciones en el intestino grueso ocasionadas por ciertos productos.  Si detectamos alimentos con fructosa que alterna nuestro tránsito intestinal y nos generan síntomas de SII sería prudente eliminarlos de la dieta o, mucho mejor, reemplazarlos por otros productos como bananas, melocotones, bayas, cítricos, albaricoques, etc. que poseen la misma cantidad de fructosa que de glucosa. De este modo, no habrá un exceso de sacarosa ni glucosa ni tampoco fructuosa que no se pueda absorber.

También la visita al médico es otra de las primeras medidas que debemos tomar. El especialista realizará diferentes estudios como una prueba de aliento y análisis de sangre para detectar algún problema de intolerancia a la fructosa.libro pdf colon

Recuerda, la idea no es dejar de comer, sino detectar qué alimentos nos producen malestar y aprender a alimentarnos equilibradamente.

Una solución al Síndrome del Intestino Irritable puede estar en el tratamiento “Adiós Intestino Irritable” <<<.

Pr favor, estimado usuario, ayúdame a difundir el sitio en Face, dándole Me Gusta, difundiéndolo en Google Plus o Twittéandolo.

Muchas gracias!

Otros artículos de interés:

 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario